Origen del Instituto Duartiano

Print PDF

El 26 de enero del año 1964, en Asamblea celebrada en la calle Félix Mariano Lluberes. No. 18, Santo Domingo, Distrito Nacional, lugar donde funciona el Ateneo Dominicano, un grupo de personas notables, (historiadores) con la visión de propulsar y mantener vivos los sentimientos patrióticos del General y Fundador de la República Dominicana, Juan Pablo Duarte Diez, a iniciativa del Dr. Julio Jaime Julia y acompañado por los señores Gisela Mejía de Espaillat, Lucía Castillo Pérez, Dr. José Granados Grullón, Félix Ramón Váldez, Dr. Domingo Váldez Bordas, Dr. Pedro Ramón Vásquez Vásquez, Dr. Mariano Lebrón Saviñón, Dr. Antonio Frías Gálvez, Juan Padilla, Lic. Francisco Richiez Acevedo, Salvador G. Arneman, Luis N. Núñez Molina, Dr. Rodolfo Coiscou Weber, Dr. Abel Fernández Mejía, Donal Guerrero, Dr. Salvador Iglesias B., Dr. Jorge Tena Reyes y Dr. Antonio Fernández Spencer, decidieron fundar una asociación privada de carácter patriótica, apolítica y cultural, con la finalidad de estudiar la personalidad, Vida y Obra de Juan Pablo Duarte, formar una biblioteca, archivo y el Museo Duartiano, para divulgar el pensamiento de Duarte por todos los medios posibles, exaltar su memoria y recordar sus hechos. A esta institución le fue dado el nombre de Instituto Duartiano, siendo su primer Presidente el Dr. Enrique Patín Veloz, quien ocupó la Presidencia hasta el año 1967.

 
  

-Vivir sin Patria, es lo mismo que vivir sin Honor.      -Nunca me fue tan necesario como hoy el tener salud, corazón, y juicio; hoy que hombres sin juicio y sin corazón conspiran contra la salud de la Patria      -Trabajemos por y para la patria, que es trabajar para nuestros hijos y para nosotros mismos.      -Trabajemos, trabajemos sin descansar, no hay que perder la fe en Dios, en la Justicia de nuestra causa y en nuestros propios brazos.      -Los enemigos de la Patria, por consiguiente nuestros, están todos muy acordes en estas ideas: destruir la Nacionalidad aunque para ello sea preciso aniquilar a la Nación entera.       -Mientras no se escarmiente a los traidores como se debe, los buenos y verdaderos dominicanos serán siempre víctimas de sus maquinaciones.       -Nuestra Patria ha de ser libre e independiente de toda Potencia extranjera o se hunde la isla