Carácter Oficial del Instituto Duartiano

Print PDF

El Instituto Duartiano llevó una vida activa hasta diciembre del año 1967, cuando el Presidente Constitucional de la República, Dr. Joaquín Balaguer, mediante decreto No. 1892, de fecha 7 de diciembre del año 1967, hace de este una institución de carácter oficial y cultural, dando origen al nacimiento de una nueva etapa, pasando de una institución privada a una institución oficial dependiente del Poder Ejecutivo, presidida en esta segunda etapa por el Dr. Pedro Troncoso Sánchez e integrado por las siguientes personas:, denominados miembros activos: Monseñor Hugo Eduardo Polanco Brito; Lic. Porfirio Herrera; Lic. Federico C. Álvarez; Dr. José Rijo; Sr. Sócrates Nolasco; Sr. Haim H. López-Penha; Prof. Ramón del Orbe y del Orbe; Dr. Víctor Manuel Soñé Uribe; Sr. R. A. Font Bernard; Lic. José Manuel Machado; Lic. Ambrosio Álvarez Aybar; Sr. Aliro Paulino hijo; Dr. Enrique Patín Veloz; Dr. Vetilio Álfau Durán; Dr. Julio Jaime Julia; Dr. Mariano Lebrón Saviñón; Dr. Antonio Fernández Spencer; Lic. Joaquín Salazar hijo; Dr. Fabio A. Mota; Dr. Carlos Federico Pérez y Pérez; Lic. Freddy Prestol Castillo; Lic. Manuel A. Amiama; Lic. Francisco Elpidio Beras; Lic. Carlos Rafael Goico Morales; Lic. César A. Herrera; Lic. Manuel Ramón Ruiz Tejada; Sr. Ramón Emilio Jiménez; Dra. Flerida de Nolasco; Dra. Altagracia Bautista de Suárez; Dra. Zoraida H. Vda. Suncar; Dr. Virgilio Hoepelman; Lic. Antonio Guerrero Peynado; Dr. Antonio Frías Gálvez; Sr. Jaime A Lockward y Dr. Alfredo Mere Márquez.

 
  

-Vivir sin Patria, es lo mismo que vivir sin Honor.      -Nunca me fue tan necesario como hoy el tener salud, corazón, y juicio; hoy que hombres sin juicio y sin corazón conspiran contra la salud de la Patria      -Trabajemos por y para la patria, que es trabajar para nuestros hijos y para nosotros mismos.      -Trabajemos, trabajemos sin descansar, no hay que perder la fe en Dios, en la Justicia de nuestra causa y en nuestros propios brazos.      -Los enemigos de la Patria, por consiguiente nuestros, están todos muy acordes en estas ideas: destruir la Nacionalidad aunque para ello sea preciso aniquilar a la Nación entera.       -Mientras no se escarmiente a los traidores como se debe, los buenos y verdaderos dominicanos serán siempre víctimas de sus maquinaciones.       -Nuestra Patria ha de ser libre e independiente de toda Potencia extranjera o se hunde la isla