Ley que otorga autonomía al Instituto Duartiano

Print PDF

Por iniciativa de la Junta Directiva del Instituto Duartiano, le fue encargada a la Comisión Jurídica perteneciente al Instituto la redacción de un proyecto de ley, con la finalidad de modificar la Ley 550, de fecha 16 de marzo del año 1970, esta ley daba la facultad al Instituto Duartiano de regular la correcta reproducción de la fisonomía de Duarte. El proyecto fue introducido al Congreso Nacional, aprobado y convertido en ley por ambas Cámaras, con el número 127-01, fue promulgada por el Presidente de la República Dominicana, en fecha 27 de julio del año dos mil uno, modificando la ley 550, ya existente. Esta nueva ley da autonomía y personería jurídica propia al Instituto Duartiano, lo libera del pago de impuestos nacionales y municipales, cargas y tasas, le da la facultad de disfrutar de franquicia postal y telegráfica, al igual que ser incluido en el Presupuesto y Ley de gastos Públicos, le da facultad para decidir la aprobación de los retratos, estatuas y otras imágenes de Juan Pablo Duarte, que sean usados en monumentos públicos, oficinas nacionales y municipales, escuelas, billetes de bancos, sellos de correos, cuadernos y publicaciones oficiales o privadas. Además tiene el derecho de decidir las denominaciones de establecimientos educativos, culturales y deportivos con el nombre de Juan Pablo Duarte, así como las distintas condecoraciones, premiaciones, certámenes que lleven el nombre del Padre de la Patria, salvo la que provengan de poderes públicos.

 
  

-Vivir sin Patria, es lo mismo que vivir sin Honor.      -Nunca me fue tan necesario como hoy el tener salud, corazón, y juicio; hoy que hombres sin juicio y sin corazón conspiran contra la salud de la Patria      -Trabajemos por y para la patria, que es trabajar para nuestros hijos y para nosotros mismos.      -Trabajemos, trabajemos sin descansar, no hay que perder la fe en Dios, en la Justicia de nuestra causa y en nuestros propios brazos.      -Los enemigos de la Patria, por consiguiente nuestros, están todos muy acordes en estas ideas: destruir la Nacionalidad aunque para ello sea preciso aniquilar a la Nación entera.       -Mientras no se escarmiente a los traidores como se debe, los buenos y verdaderos dominicanos serán siempre víctimas de sus maquinaciones.       -Nuestra Patria ha de ser libre e independiente de toda Potencia extranjera o se hunde la isla