Biblioteca Duartiana

Print PDF

"Enrique Patín Veloz"

 

La Biblioteca Duartiana “Doctor Enrique Patín Veloz” está ubicada como parte del conjunto de edificios que componen el Instituto Duartiano, específicamente en la casa natal de la poetisa Salomé Ureña, sita en la calle Isabel La Católica 308, en la Zona Colonial de nuestra ciudad capital. Abierta desde las 9:00 A.M. hasta las 5:00 P.M. Su teléfono es (809) 682-3761 El correo electrónico This e-mail address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it .

 

Su bibliotecaria, Lcda. Arelis Peña Santos, está a las gratas órdenes de los usuarios. Nuestra Biblioteca, inaugurada en el año 2003, se inició con el acervo perteneciente a prominentes miembros y directivos fallecidos, a saber: Enrique Patín Veloz, Eligio Mella Jiménez y Joaquín Priego. Se nutre por medio de canje y compra de libros, generalmente usados, y de ediciones agotadas. Periódicamente, se reciben libros y boletines donados por el Archivo General de la Nación y la Academia Dominicana de la Historia. Donantes permanentes, entre ellos el profesor José Joaquín Pérez Saviñón, Sr. Daniel Nicanor Pichardo Cruz, el doctor Abelardo Jiménez Lambertus y el doctor Antonio Thomén, que enriquecen nuestro acervo.

 

 

INDOTEL nos favoreció en 2006 con la instalación de una Biblioteca Virtual para uso del público visitante, con el siguiente equipo: Tres (3) computadoras con sus respectivos accesorios, scanner, impresora, baterías, inversor, sillones y mesas adecuadas. Estas instalaciones continúan ofreciendo un invaluable servicio a la comunidad, y sobre todo, a estudiantes.

 

Exposición de textos

Nuestra Biblioteca tiene en exhibición permanente una vitrina que contiene libros de texto utilizados a finales del siglo XIX y la primera mitad del siglo XX. Verdaderas joyas pedagógicas. Aspiramos que cada Centro o Filial Duartiano en el país y en el exterior forme y establezca su propia Biblioteca Duartiana y que esta incluya su correspondiente Centro Virtual.

 
  

-Vivir sin Patria, es lo mismo que vivir sin Honor.      -Nunca me fue tan necesario como hoy el tener salud, corazón, y juicio; hoy que hombres sin juicio y sin corazón conspiran contra la salud de la Patria      -Trabajemos por y para la patria, que es trabajar para nuestros hijos y para nosotros mismos.      -Trabajemos, trabajemos sin descansar, no hay que perder la fe en Dios, en la Justicia de nuestra causa y en nuestros propios brazos.      -Los enemigos de la Patria, por consiguiente nuestros, están todos muy acordes en estas ideas: destruir la Nacionalidad aunque para ello sea preciso aniquilar a la Nación entera.       -Mientras no se escarmiente a los traidores como se debe, los buenos y verdaderos dominicanos serán siempre víctimas de sus maquinaciones.       -Nuestra Patria ha de ser libre e independiente de toda Potencia extranjera o se hunde la isla